Compartir

Tendrá una base de datos de los intercambios académicos; así como alertas para posibles trabajos conjuntos a partir de convocatorias de cooperación internacional.

La Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL) busca establecer una plataforma que permita a las universidades asociadas poder intercambiar y conseguir información sobre diversos aspectos, señaló Ernesto Cavassa, S. J, presidente de esta agrupación.

Cavassa, quien participó en la conferencia internacional ‘Universidades jesuitas: hacia la trasformación del mundo’, que realizó en la Universidad Iberoamericana, explicó que la plataforma tendrá varios componentes: una base de datos de los intercambios académicos; así como alertas para posibles trabajos conjuntos a partir de convocatorias de cooperación internacional.

“Es decir, cómo estar al tanto de convocatorias que vienen de fuera, por ejemplo, de la Unión Europea o del Banco Mundial. Contar con una base de datos sobre eso y hacerla funcionar es clave para nosotros porque permitirá que las universidades puedan atender a las convocatorias de manera conjunta”, dijo el padre jesuita.

El tercer componente es un directorio de los profesores de cada universidad, validados por las autoridades que forman parte de las planas docentes y de investigación de cada una de las instituciones.

De acuerdo con Cavassa, el programa está en desarrollo. Pero de lo que se trata es de poner a disposición de todas las universidades información clave para que a la hora de tomar decisiones respecto a investigaciones que se quieran hacer conjuntamente, respecto de intercambios, se puedan hacer a nivel de estudiantes y profesores.

Explicó que se trata de un modelo de los 31 proyectos que tiene AUSJAL. “Funciona como una red de redes, porque en cada universidad existe la voluntad de que los diversos proyectos realmente funcionen porque el rector lo decide, pero porque dentro de la universidad hay pares que los llevan adelante y serán los homólogos”.

En ese sentido, añadió que la participación en los proyectos es voluntaria; el que se apruebe un proyecto no significa que todas las universidades participen en él, sino que participarán aquellas que así lo decidan. Pero a la hora de participar, tiene que haber alguien dentro de la universidad que se encargue, ante el resto del sistema, de que eso esté en funcionamiento. Se llama homólogo quien entra en contacto con los demás y hacen funcionar la red, que puede ser una de homólogos en pastoral, bibliotecas, tecnologías de la información, etcétera, es decir, diversas redes que los rectores previamente han aprobado como necesarias para el funcionamiento.

Redacción / www.lcampus.mx

Print Friendly, PDF & Email